Rialto, 11 es el primer libro publicado por la librera Belén Rubiano, publicado por la editorial Libros del Asteroide. Tras una larga carrera como prescriptora literaria —no sólo tras el mostrador, sino también como crítica—, Belén Rubiano asume la tarea de escribir para dar a la pregunta, aquella pregunta que asalta a las personas vinculadas al mundo del libro y la lectura: «¿Cuándo vas a publicar?»

Este libro es la sucesión de vivencias que conforman estas deliciosas memorias parciales, Rubiano comparte con los lectores la insobornable vocación que le llevó a establecerse como librera en una esquina del mapa. Y lo hace con humor y con cándida sinceridad, porque salvo la satisfacción de trabajar entre libros y lectores entendemos desde el principio que nada es como había soñado y que en el oficio no faltan tormentas, marejadas y amargas decepciones. «Pero también hay, afortunadamente, momentos delirantes, impagables lecciones y grandes alegrías«.

Tesis autobiográfica, diálogo en permanente transformación, moldeado por las dinámicas del mercado librero. La ternura, el cariño y la mirada saltarina que Rubiano lanza sobre el mundo de la lectura convierten a este libro no sólo en un ejercicio útil de pensamiento, sino en un viaje sonriente hacia nuestros afectos.

Dividido en dos partes, en la primera la autora reconstruye sus inicios como librera a sueldo cuando logra romper los prejuicios de la dueña de no trabajar con mujeres hasta que firma su primer contrato justo. Se presentó a un anuncio donde pedían un «varón fuerte y licenciado» para trabajar en una librería: obtuvo el puesto sin ser ninguna de las tres cosas. Allí adquirió todas las rutinas del oficio, hasta que se decidió a fundar su propio establecimiento, la librería Rialto. .

La segunda parte comienza pocos años más tarde, cuando su devoción por los libros la lleva a montar su propia librería y encuentra el local de sus sueños en pleno centro de Sevilla. Si antes ya había regalado momentos únicos, aquí nos ofrece un manual de lo que no hay que hacer para triunfar en el negocio libresco, al tiempo que desnuda problemas como la distribución, los plazos de devolución, los márgenes de beneficios y la competencia desleal de las grandes superficies, que acabarán arrastrándola a la ruina final sin lograr arrebatarle la sonrisa, ni a ella ni al lector.

En el relato ocupan un lugar desatacado los clientes, un librero acaba creando su propia comunidad humana, que puede llegar incluso a ser familia.

«Se forma una comunidad que tiene sentido; variopinta, desde luego, pero la esencia de la librería es que refleja mejor que nada la democracia, la libertad de pensamiento, la diversidad. Pero hay una afinidad que reúne a todos» Belén Rubiano

Librera y sevillana, Belén Rubiano (1970). Tiene, entre otros, estudios erráticos e inconstantes de psicología, filosofía, cine y fotografía. Reconoce que su única constancia hasta la fecha ha sido la lectura. Ha colaborado en radio y revistas especializadas como crítica y prescriptora literaria. Debuta como autora con Rialto 11, un divertidísimo relato de no ficción cuajado de guiños literarios, anécdotas que retratan su amistad con autores como Vila-Matas o Rosa Regàs, y de confesiones sobre las razones de su naufragio empresarial.