Tras la victoria de Franco, el doctor Guillermo García Medina sigue viviendo en Madrid bajo una identidad falsa. La documentación que lo libró del paredón fue un regalo de su mejor amigo, Manuel Arroyo Benítez, un diplomático republicano al que salvó la vida en 1937. Cree que nunca volverá a verlo, pero en septiembre de 1946, Manuel vuelve del exilio con una misión secreta y peligrosa. Pretende infiltrarse en una organización clandestina, la red de evasión de criminales de guerra y prófugos del Tercer Reich que dirige desde el barrio de Argüelles una mujer alemana y española, nazi y falangista, llamada Clara Stauffer. Mientras el doctor García se deja reclutar por él, el nombre de otro español se cruza en el destino de los dos amigos. Adrián Gallardo Ortega, que tuvo su momento de gloria como boxeador profesional antes de alistarse en la División Azul, para seguir luchando como voluntario de las SS y participar en la última defensa de Berlín, malvive en Alemania, ignorando que alguien pretende suplantar su identidad para huir a la Argentina de Perón.

A estas alturas no hace falta presentar a Almudena Grandes. Gran escritora española contemporánea. Su forma de escribir sencilla, llena de pequeños detalles, su capacidad de hilar historias y de dotar de profundidad a los personajes, consigue que quien la lea, se sienta atrapado con todos y cada uno de sus libros.

Este otoño irrumpió con fuerza en el panorama español Los pacientes del doctor García, la cuarta entrega de sus Episodios de una Guerra Interminable.

Tras Inés y la alegría, El lector de Julio Verne y Las tres bodas de  Manolita, podemos decir que Los pacientes del doctor García sigue en la línea de los episodios nacionales, los de una guerra interminable. La trama de espionaje y suplantaciones de personalidad para descubrir un turbio asunto de ocultación de criminales nazis en la España de los primeros días del franquismo se desarrolla en España, Alemania, Inglaterra, Francia, Rusia, Estados Unidos o Argentina.

En palabras de la propia escritora, estamos ante una labor de casi cuatro años de documentación y elaboración, es una de las obras más complejas de su carrera y de la serie, con casi 300 personajes. Esta novela de espías tiene un ritmo trepidante que impide abandonar la lectura. En ella la escritora conecta hábilmente, acontecimientos reales y desconocidos de la segunda guerra mundial y el franquismo, para construir las vidas de los personajes. Personas corrientes que una vez más hacen cosas grandes por lealtad, por amistad…

Almudena Grandes

Se dio a conocer en 1989 con Las edades de Lulú, XI Premio La Sonrisa Vertical. Desde entonces el aplauso de los lectores y de la crítica no ha dejado de acompañarla. Sus novelas Te llamaré Viernes, Malena es un nombre de tango, Atlas de geografía humana, Los aires difíciles, Castillos de cartón, El corazón helado y Los besos en el pan, junto con los volúmenes de cuentos Modelos de mujer y Estaciones de paso, la han convertido en uno de los nombres más consolidados y de mayor proyección internacional de la literatura española contemporánea. Varias de sus obras han sido llevadas al cine, y han merecido, entre otros, el Premio de la Fundación Lara, el Premio de los Libreros de Madrid y el de los de Sevilla, el Rapallo Carige y el Prix Méditerranée. En 2010 publicó Inés y la alegría (Premio de la Crítica de Madrid, el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska y el Premio Sor Juana Inés de la Cruz), primer título de la serie Episodios de una Guerra Interminable, a la que siguieron El lector de Julio Verne (2012), Las tres bodas de Manolita (2014) y Los pacientes del doctor García (2017).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestEmail this to someone